Historia de nuestra Cofradía

5. El siglo XIX

ANTES DE 1860

Los franciscanos fundan el Convento de S. Francisco (1286-1357) en el lugar que ahora ocupa la Diputación Provincial de Zaragoza. En él reside la Venerable Orden Tercera de San Francisco, que atendía a pobres y enfermos, y la Cofradía de la Sangre de Cristo, que recogía los cadáveres. En Alagón, se fundan dos conventos franciscanos, uno masculino y otro femenino, y la Venerable Orden Tercera seglar que interviene en la Cuaresma, actos y procesiones de la Semana Santa, mientras que la de la Sangre de Cristo pasa, en el siglo XVI, a la Cofradía ligada a la Capilla dedicada a la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo de la iglesia parroquial.

La misma fundación tan temprana de una capilla en la ermita del Castillo, que acoge a dos titulares, San Juanico y la Magdalena, cada uno con su altar, cofradía y lámpara, no es un hecho aislado y permite suponer una conexión con la Orden Franciscana en su expansión por los pueblos de la provincia y aragonesa. [1]

 

EL SIGLO XIX

El siglo XIX con que España irrumpe en la Edad Contemporánea es violento: la Guerra de la Independencia, el proceso emancipador de sus colonias del que surgen dieciséis repúblicas, las Guerras Carlistas… El Antiguo Régimen desaparece y se instaura el Estado liberal, el reinado de Isabel II y la Revolución de Septiembre que instauró la Primera República (1873-74), más tarde la Restauración en la persona de Alfonso XII…

 

Pero, a la vez, permite la recuperación económica, aunque lenta, paralela al crecimiento demográfico, el aumento de la superficie cultivada regada, la implantación de la vid hasta la epidemia de filoxera (1878) y la implantación de industria textil en Cataluña y la siderúrgica en Asturias y Vizcaya, ligadas a la extensión del transporte por ferrocarril… La sociedad es preindustrial, fundamentalmente rural. Permanecen los artesanos, los latifundios, el servicio doméstico… mientras que los obreros son pocos. El comercio recibe el impulso del ferrocarril y de correos y la banca afianza una burguesía bancaria y financiera.

La villa en el siglo XIX recibe el agua del Canal Imperial de Aragón y la economía se transforma: aumenta la superficie regada y la producción, pero se riegan los cultivos tradicionales sin pasar a una agricultura de mercado. La población aumenta casi hasta duplicarse a lo largo del siglo : 1175 habitantes en 1787, 2891 habitantes en 1860, 3097 en 1877, 3282 en 1897, 3745, en 1900. Suben los jornales, y el valor de las tierras por su gran productividad, las contribuciones, el comercio… y se revitaliza la economía, la cultura y la fiesta, incluida la Semana Santa, que recibe un impulso importante tanto en pasos procesionales como en pasos vivos de figuras bíblicas, bien en peanas, faroles, vestidos, guardia romana, Sibilas, faroles de las Siete Palabras, bien en  complementos.

PERÍODO 1872-1899

Los ingresos en esta etapa provienen de venta de escapularios que las cofrades confeccionan de forma artesanal, limosnas y sorteos (unas veces un juego de cama y otras veces un mantón, como ya hemos dicho).

El Cargo mayor anual es de 641 reales vellón 07 céntimos, en 1885. El menor es de 135 rv, en 1875. La Data mayor es de 110 pts en 1898, y 16 cts; la menor es de 69 rv, 25 cts, en 1876.

En 1884 se hace una peana nueva para la Dolorosa que importa 140 rv. Cuatro años más tarde se renueva el vestuario de la Virgen por un valor de 112 rv con 70 cts y, en 1890, se compra la partitura de los Dolores nuevos por la que se pagan 10 pts de la época.

En estas fechas, el orden de los pasos de la procesión del Santo Entierros es la siguiente: Cruz e Instrumentos de la Pasión, Entrada de Jesús en Jerusalén (desde 1876), Señor en el Huerto (post 1824) Nazareno (1806), Virgen de la Soledad, Señor en la Columna, Ecce Homo (ambos desde 1824). Santa María Magdalena, San Juan Evangelista (imagen anterior a la actual que se destruyó), la Dolorosa, Peana con la Cruz y la Toalla (desde 1829) y la Cama con el Cristo Yacente (desde 1827) con guardia romana desde 1862 y el cabo, que se añade en 1889.

Como pasos vivos, además de los citados, se incorporan Longinos, el tambor Mesalina y el ángel (1865) Abraham e Isaac y Moisés en 1874.

 

[1] De hecho, en el siglo XIX, se volverá a dar la influencia de otra cofradía zaragozana por la, llamémosla filial alagonesa, en la Cofradía de la Virgen de los Dolores..

Negro pared lavada

Cofradía de la Santísima Virgen de los Dolores © 2020

C/ Andrés Duarte, 27. 50630 Alagón (Zaragoza)

Página web oficial

Email: dolorosaalagon@gmail.com