top of page
detalle.jpg
La Muerte "Carraña"
Representación de la Muerte "Carraña"
Representación de la Muerte "Carraña"

Fotografía: Alfredo Mora

press to zoom
Estandarte del Paso de la Muerte
Estandarte del Paso de la Muerte

Fotografía: Pedro Lasterra

press to zoom
Paso de la Muerte al completo
Paso de la Muerte al completo

Fotografía: Antonio Tomillar

press to zoom
Representación de la Muerte "Carraña"
Representación de la Muerte "Carraña"

Fotografía: Alfredo Mora

press to zoom
1/4

Algunos datos

El Paso de la Muerte fue una tradición arraigada en muchas localidades de Aragón que con el paso del tiempo ha ido desapareciendo.

 

Gracias a Dios, la leyenda perdura, y a día de hoy todavía se conserva esta representación en algunos puntos de la Comunidad. Por ejemplo en Ateca, donde un auténtico esqueleto humano, completo, con más de 350 años de historia a sus espaldas, se pasea por las calles en la procesión del Santo Entierro. O en Zaragoza, donde la Hermandad de la Sangre de Cristo recuperó en 2016 el paso del "Triunfo de la vida sobre la Muerte", aunque no procesiona a día de hoy.

Por suerte, esta tradición también sigue viva en Alagón. Gracias al buen hacer y al interés de nuestro Cofrade D. José Luis Ochoa García, quien recuperó en 1992 la representación de la Muerte "Carraña" para la Procesión del Santo Entierro de nuestra localidad.

A continuación reproducimos dos artículos aparecidos en el diario Heraldo de Aragón, uno de ellos del desaparecido D. Alfonso Zapater, que explican con exactitud la manera en la que el Paso de la Muerte interviene en la Semana Santa de la de Alagón.

El "Paso de la Muerte" en Alagón

La Semana Santa se celebra con especial devoción en Alagón y, si ayer todas las Cofradías participaron en un Vía Crucis y rompieron la hora en la Plaza Alhóndiga, hoy volveran a juntarse todas las Hermandades para realizar la Procesión del Santo Entierro que partirá a las 21.00 de la Plaza del Castillo.

Además, Alagón es una de las pocas localidades aragonesas en las que no se ha perdido la tradición del "Paso de la Muerte" que lo forman un estandarte que anuncia a la Muerte, una persona que la representa con una guadaña, un tamborilero y otra persona que porta un reloj y una campanilla anunciante. El paso lo organizan los Cofrades de la Santísima Virgen de los Dolores de Alagón y participa en la Procesión del Viernes Santo sin detenerse en ningún momento del recorrido.

Artículo de Heraldo de Aragón del Viernes 18 de Abril de 2003

Alagón, el Paso de la Muerte

El pasado domingo día 13 me referí a la tradición, después convertida en leyenda, del "paso" de la Muerte, suprimido en varios lugares de Aragón por la creencia de que, cada vez que salía procesionalmente y se detenía ante alguna casa, condenaba a alguno de sus habitantes al más allá. La leyenda aparecía en el apartado dedicado a leyendas aragonesas del suplemento "Hoy domingo".

Sin embargo, Mª Jesús me recuerda que la tradición aludida no se ha extinguido en todos los pueblos de la Comunidad, ya que en el suyo, Alagón, muy cerca de Zaragoza, hace ya varios años que se recuperó el "paso" de la Muerte, que está formado por el estandarte que anuncia el tránsito final, la persona que lo representa con una guadaña, otra que porta un reloj y una campanilla anunciante y un tamborilero. El "paso" en cuestión pertenece a la Cofradía de la Santísima Virgen de los Dolores.

Eso sí, advierte Mª Jesús: "Para no herir susceptibilidades, la persona que lo representa hace todo el recorrido de la procesión del Viernes Santo sin detenerse en ningún momento del trayecto". O sea, que el "paso" de la Muerte evita que la superstición prospere en su desfile procesional, evitando que se contagie la condena de su presencia, por si acaso.

De todas formas, no hay que dar pábulo a las leyendas, ya que casi todas ellas están inspiradas en la mitología o en sucesos que la casualidad ha encadenado para fomentar las falsas creencias.

En Alagón, la recuperación del "paso" que anuncia la Muerte no ha alterado la normalidad y devoción de la Semana Santa. Y es de suponer que suceda otro tanto en otros lugares aragoneses donde continúe en pie la tradición, al margen de todo lo demás.

Alfonso Zapater

Artículo de Heraldo de Aragón del Viernes 18 de Abril de 2003

bottom of page